• 502-22085300
  • verbozona16@hotmail.com

Artículo

LA FALTA DE INTEGRIDAD

Por: Lic. Rodrigo Tello

 

Recuerdo una ocasión que fui a visitar a un amigo a su casa, él tenía su cuarto muy desordenado y sus cosas estaban tiradas por todos lados. En un momento, me percaté que había un bonito reloj debajo del sofá donde me senté a esperarlo, estaba sucio y también empolvado, lo agarré de un sólo tiro y lo guardé en mi bolsillo, pensando que no le servía y sobre todo que lo tenía descuidado, de seguro no lo quería y ¿para qué decirle que lo había agarrado?, lógicamente era algo comprensible.

Al final del día, llegué a mi casa y empecé a limpiar el reloj para darle su uso. Al buen rato, mi madre llegó a donde me encontraba y me preguntó:

-“¿Y ese reloj?”;

Rápidamente contesté:

-“Me lo encontré tirado”, haciéndome el quite como que no había nada malo, pero ella escudriñando mi respuesta, me dijo:

-“Te recuerdo que no debemos agarrar lo que no es nuestro y si eso hiciste, tienes que devolverlo”.

¡Zas! Fue un tiro perfecto a mi corazón. Rápido supe que había actuado incorrectamente. Me armé de valor y fui a la casa de mi amigo,  hice como que quería hablarle y, estando en la sala, simulé como que algo había debajo del sillón de donde lo había tomado y lo dejé exactamente ahí. Me despedí como si nada y me fui. A salir, sentí como si algo me había liberado y un peso de encima se me había quitado.

Sin darnos cuenta, a menudo, nos transformamos en pensadores no creyentes aún sobre aquello que más nos conviene; y no analizamos nuestras acciones bajo una perspectiva bíblica, dejando fuera a Dios cuando estamos en un entorno satisfactorio para nuestros deseos carnales, aún en cosas mínimas.

Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí. Salmos 51:10  (LBLA)

Desde entonces, cuando siento la tentación de hacer algo malo, me pregunto: ¿Vale mi integridad? Cuando te das cuenta de lo que se podría perder hasta en las cosas mínimas, los beneficios a corto plazo del pecado no lo compensan. UN CARÁCTER FIRME Y UNA CONCIENCIA LIMPIA NO TIENE PRECIO.